Las válvulas de Guillotina  son consideradas como tipo compuerta ya que tienen una lámina en su interior que sube y baja con un vástago y que permite realizar un “CORTE “ al fluido de manera sencilla. Las válvulas de Guillotina son diseñadas para operarlas en condiciones donde el fluido contiene un alto grado de sólidos y que con cualquier otra válvula no podría cerrarse.

Las válvulas de Serie GVIII son ideales para aplicaciones de Celulosa y Papel, Aguas Residuales,  Minería, y Químicos. También puede ser usadas en cementeras y en general como ya lo dijimos, donde el fluido es muy espeso, viscoso, arenoso y con alto grado de sólidos.

Características del Diseño